Text Widget
Interactively incentivize team driven markets and accurate meta-services. Progressively engage cutting-edge catalysts for change after efficient potentialities. Professionally generate extensive process improvements for process-centric niche markets. Dramatically initiate end-to-end niches whereas integrated best practices. Professionally envisioneer ethical results rather than team building synergy.
Posts Slider

    Implementación de Reasentamiento

    Proyecto Constancia, Cusco, Perú

    Entre el 2009 y el 2013, SCG diseñó, negoció e implementó el reasentamiento físico y económico de 36 familias de la CC de Chilloroya, ubicada  en el distrito de Livitaca, provincia de Chumbivilcas, Cusco. Estas familias estaban asentadas en un terreno de aproximadamente 700 ha, adquirido por el Proyecto Constancia para el desarrollo de la mina del mismo nombre.

    De acuerdo con el contrato firmado con el conjunto de la comunidad para la compra de las tierras, el reasentamiento de las familias se negoció de manera individual con cada grupo familiar. Sin embargo, a fin de mantener su integración con el resto de la comunidad, se dio a cada una la posesión de un lote de tierras agrícolas de extensión similar al que ocupaban, en un gran terreno del vecino distrito de Coporaque. Este estaba ubicado a una hora de la comunidad de Chilloroya, muy cerca de la ciudad de Espinar. Una carretera conecta a la comunidad con el terreno y esta ciudad. A fin de mantener la situación original, en la que las familias reasentadas eran posesionarias, este terreno fue entregado en propiedad a la Comunidad de Chilloroya.

    El paquete de compensaciones incluyó además, viviendas, infraestructura de almacenamiento de agua y riego, construcciones y equipos para desarrollo agropecuario. Adicionalmente, se entregó dinero para que sea invertido en educación, negocios y otros aspectos identificados como prioritarios por las diferentes familias.

    A solicitud de algunas familias, se aceptó intercambiar las compensaciones en infraestructura, por compensaciones en efectivo. Esto se dio únicamente en aquellos casos donde las familias podían demostrar que contaban con viviendas, terrenos y/o negocios, que les permitían llevar un nivel de seguridad adecuado, independientemente de las compensaciones propuestas por el Proyecto. Con respecto al reemplazo de las viviendas afectadas, la mayoría de familias optó porque estas se restituyan en la zona urbana de Chilloroya, donde la Comunidad había implementado previamente una lotización y repartido lotes de vivienda para sus miembros. El interés principal era permanecer cerca del Proyecto minero, pues percibían que podían obtener beneficios de la dinámica económica que este genera.

    Como se ve, el proceso de negociación fue flexible, a fin de atender las expectativas particulares de cada familia, pero a la vez manteniendo sus redes sociales y su integración con el resto de la Comunidad.